Skip to main content

En los últimos meses la marca ha llevado a cabo aperturas en Albania, Andorra, Chipre, Chile, Costa Rica y Guatemala, y espera abrir en Letonia y Malta.

Hoss Intropia afianza su presencia internacional de la mano de Tendam. La marca cuenta con nuevas aperturas en Europa y América, concretamente en los mercados de Albania, Andorra, Chipre, Chile, Costa Rica y Guatemala, para seguir con su plan de crecimiento. Así, Hoss Intropia, que volvió al mercado de la mano de Tendam en marzo de 2021, está presente en ocho países y más de 40 puntos venta. En los próximos meses está previsto abrir también en Letonia y Malta.

Con este ritmo de crecimiento internacional, Tendam confirma las buenas perspectivas que tenía para Hoss Intropia y demuestra su capacidad de gestión de marcas para hacerlas crecer bajo su paraguas y que ayudándose de su ecosistema omnicanal permite la rápida implementación y desarrollo.

En Europa, Hoss Intropia está en Albania, Andorra, Chipre, España y Portugal, mientras en América, la marca se ha estrenado en los mercados de Chiles, Costa Rica y Guatemala. En estas aperturas, la firma de moda ha entrado en los países de la mano de Cortefiel o directamente con corners en algunos de los grandes almacenes más relevantes.

El concepto del espacio que alberga estas aperturas sigue la estela de los inaugurados anteriormente, tanto en formato de boutique como de córner. Diseñados en un entorno de inspiración mediterránea, con materiales sostenibles de calidad, generadores de una atmósfera luminosa, cálida y acogedora, con imágenes muy cuidadas que reflejan la esencia de la marca.

Asimismo, Hoss Intropia sigue apostando por la sostenibilidad que la ha caracterizado desde sus inicios. No solo a través de sus colecciones, en las que ya más del 30% de las prendas son más sostenibles, sino también a través de proyectos comprometidos con el medioambiente como el que está realizando junto con Save Posidonia Project. Se trata de un proyecto pionero en Europa en el que ambos unen sus fuerzas para preservar la posidonia oceánica, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco y uno de los principales pulmones verdes del planeta.